¿TERO?

TERO significa Tierra en esperanto, el idioma que se creó para que las gentes de todo el mundo pudiesen entenderse entre sí. Desde nuestra asociación queremos incidir en un principio muy simple: los recursos del planeta son finitos y si seguimos por el camino por el que vamos, acabaremos por agotarlos. Consideramos necesario explorar las vías que nos lleven a lograr la felicidad de las personas por derroteros diferentes a la simple acumulación de bienes materiales, muchos de ellos superfluos, para asegurar el porvenir de las generaciones futuras.

El mundo siempre será suficientemente grande para cubrir las necesidades de todos los hombres, pero demasiado pequeño  para satisfacer la codicia de unos pocos. 

¿QUÉ HACEMOS?

HACEMOS HUERTOS URBANOS con materiales reciclados, en colegios, centros de mayores, terrazas... y usamos, además, el compost que se produce a partir de nuestros propios residuos domésticos, convertidos en valiosísimo vermicompost por nuestras amigas las lombrices californianas.... ¡en la ciudad también se puede cultivar!.

REUTILIZAMOS, porque creemos en la economía circular. Evitamos que objetos usados vayan al vertedero, y les damos una nueva vida, ahorrando esa materia prima... apostamos por el consumo responsable...

¡es redondo! ¡Es circular!

EDUCAMOS, porque tan importante como dejar un buen planeta para las generaciones futuras es dejar unas

buenas generaciones futuras para el planeta.